Campus Gigantes – Sede Arroyomolinos

CAMPUS GIGANTES (Sede ARROYOMOLINOS)

El día 27 de junio ¡¡ARRANCAMOS!! Lunes por la mañana, primer día del Campus
Gigantes en su nueva sede de Arroyomolinos en colaboración con el Club Lions Basket. Caras de sueño en los más
madrugadores y a pesar de ser tan temprano, sus caras sonrientes son el presagio de
lo que está por llegar. Ilusión en los que van llegando, entrega de la esperada camiseta
de Gigantes Basket Lover, saludos a los amigos, primeras canastas, primeras risas,
caras nuevas de nuevos amigos, expectación en estado puro.

Todo el mundo con su balón y comenzamos con un calentamiento especial en un
campus especial, donde desde los más pequeños hasta los más grandes comparten
juegos y diversión.

¿Y ahora? A TRABAJAR, cada uno a su canasta. La mañana transcurre entre bote y
bote, entre pase y pase, entre entrada y entrada, entre tiro y tiro, entre una toma de
decisión y otra. Y los entrenadores cuentan con esas canasta robadas, inevitables e
irresistibles para algún alma libre que quiere ser el primero en empezar después de
una explicación.

El esperado pitido, que nos acerca al desayuno Kellogg’s nos trae una merecida pausa,
donde las canastas y los “partidillos” son el supuesto “descanso”. Un recreo lleno de
actividad y buen rollo.
Nos sumergimos en 3×3, en 5 para 5, en competiciones de tiros libre y de triples.
Desafíos que acumular durante toda la semana para poder llegar a las deseadas finales
de la última etapa del campus.

Pero antes de todo eso… ¡¡LA GRAN SORPRESA!! la visita de Rubén Guerrero del
jueves. Mucha emoción, entrada de Rubén en el pabellón con pasillo incluido de
nuestros jugadores, y al final nuestros más pequeños, Alejandra y Mario le esperaban
para entregarle el balón que nos deleitaría con un esperado y deseado mate. Aplausos
y vítores en una mañana donde las inesperadas y divertidas preguntas de nuestro
ocurrente jugador Oliver nos hacen sonreír y descubrir la tableta abdominal de nuestro
invitado ACB. << ¿Rubén tienes tableta? >>.

La ilusión de nuestros chicos y chicas de enfrentarse o jugar en equipo con un jugador
profesional es muy especial y la calidad humana de Rubén nos muestra el lado bueno
del deporte. Algo tan representativo que lo hace único y excepcional. Momentos de
calidad para atesorar.

Decimos adiós a Rubén en un gran día, pero todavía nos quedan dos días más por
delante… entrenamientos, finales, concursos de habilidades, gymkhana, piscina,
entrega de premios, en la que nuestra afortunada Ainhara se llevó las cuatro entradas
de liga Endesa por ser la mejor compañera de la semana.

Y no podemos olvidarnos del giño contra el acoso escolar, donde todos nosotros nos
unimos y nos sumamos a la campaña de la ACB Actuamos Contra el Bullying, una
importante causa de la que Campus Gigantes no se olvida.
Y como colofón final del campus el “two ball” del sábado con los padres. Niños y niñas
orgullosos de participar con sus familiares… y padres y madres deleitados por vivir esa
divertida experiencia junto con sus hijos e hijas ¡Bonito desenlace!

Y después de todo lo vivido, el baloncesto se nos hace secundario… La convivencia,
nuevos amigos, momentos divertidos, emociones y descubrimientos. Todo esto unido
a nuestro querido deporte crean un tesoro de experiencia que permanecerá por
siempre con nosotros.

Gracias por todo ello.